Impulso a la cultura catalana


«La revista Serra d’Or enriquece el universo cultural catalán», dijo Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña, en el acto de entrega de los premios Crítica Serra d’Or 2023, que tuvo lugar el 30 de marzo en el Espacio Endesa de Barcelona. Los galardones, que han alcanzado la 57ª edición, contaron también con la presencia del P. Manel Gasch, abad de Montserrat; Núria Mañé, directora de Publicacions de l’Abadia de Montserrat; Francesc-Marc Álvaro, jefe de redacción de Serra d’Or, e Isabel Buesa, directora del Espacio Endesa.

Aragonès puso de relieve que estos prestigiosos premios, que «se han convertido en una institución de la sociedad civil de nuestro país», son «un estímulo imprescindible para el progreso, el avance y la divulgación de la cultura catalana». Asimismo,  reconoció que «la comunidad de Montserrat es sinónimo de cultura» y que «siempre han puesto el conocimiento al servicio de los ciudadanos».

Nuevo diseño

Francesc-Marc Álvaro presentó el nuevo diseño y los nuevos contenidos de la revista. «A partir de un formato más atractivo y contemporáneo —explicó—, pretendemos incorporar materias inéditas y nuevas firmas a la revista, con el propósito de volver a ser un ágora central de la cultura catalana, donde reflexionar y debatir con mirada nacional, europea y global a la vez. Queremos seguir siendo un lugar de encuentro para los creadores y consumidores de cultura en los Països Catalans, con voluntad crítica y de diálogo permanente.»

Se inicia así una nueva etapa de Serra d’Or, sin perder su espíritu primigenio, que se mantiene desde 1959. «Comenzamos un camino que quiere sumar nuevos lectores a nuestros lectores y suscriptores de siempre. Esto es un reinicio para ser fiel a lo que ha sido y a lo que es la revista, y nos hace mucha ilusión», añadió Álvaro. 

Por su parte, el P. Manel Gasch manifestó que «los premios Crítica Serra d’Or, los más antiguos en lengua catalana, sitúan en primera línea una lengua, y toda la identidad que una lengua protege. Gracias a ellos nos percatamos que, año tras año, la cultura creada en catalán continúa. Se escribe, se investiga, se hace teatro, se hace ópera en catalán e incluso se da la vitalidad suficiente para entrar en nuevas maneras de expresión literaria, como el cómic, que los galardones de este año han reconocido por primera vez». 

«Serra d’Or hace que el catalán sea el instrumento para comentar la realidad, para ayudar a crear cultura y crítica cultural. Muy especialmente en la nueva etapa que hemos ido empezando en este último año, abriéndonos a otros espacios y colaboradores. Hay que apalabrar el mundo, como decía el P. Lluís Duch, porque solo esta palabra nos hace capaces de entenderlo y de orientarnos en él. Por tanto, debemos hallar las nuevas palabras para las novedades del mundo. Y hay que apalabrarlo en catalán. Este es el reto», expresó el abad de Montserrat.

El P. Gasch señaló que «tenemos una red de medios de comunicación, de editoriales… y una administración propia potente que garantizan un uso extenso del catalán, pero no es suficiente, como nos dicen las estadísticas que todos conocemos para garantizar el uso social de la lengua, lo que realmente la mantiene viva. No puedo dejar de olvidar unas palabras de preocupación del recordado P. Josep Massot, en el discurso de agradecimiento que tuvo lugar en el Institut d’Estudis Catalans con motivo del homenaje por sus ochenta años, donde decía que, tras unos años de tranquilidad, volvía a estar preocupado por la lengua». Y tuvo palabras de ánimo a los premiados: «Muchos ánimos para seguir trabajando, escribiendo, ilustrando, actuando y gestionando los proyectos en bien del país, de la lengua y de la cultura catalana.»

Los galardonados

En total, se entregaron dieciséis premios. Las obras galardonadas corresponden a las más destacadas de las publicadas en el año 2022 y sin que se hayan presentado a concurso. Los premios Crítica Serra d’Or no tienen dotación económica y consisten esencialmente en la proclamación del veredicto y en la entrega de una sierrecilla de oro, de solapa, que representa la distinción que otorga la revista.

Dentro del apartado de Literatura y Ensayo, recibieron el reconocimiento los trabajos El conte de l’alfabet, de Xènia Dyakonova (Narrativa); El rastre nival, de Àngels Marzo (Poesía); Kennedyana, de Vicenç Pagès Jordà (Ensayo); Poema de Gilgamesh, de Lluís Feliu y Adelina Millet (Traducción), y El cercle de Loplop. Una aventura de Francesc Pujols, de Sebastià Roig y Toni Benages (Cómic). 

En cuanto a la sección de Investigación, las obras ganadoras fueron Seixantisme. L’esclat cultural català dels 60, deMarta Vallverdú (Humanidades); Una empresa amb ànima. Lavola, 40 anys impulsant la sostenibilitat, de Pere Colomer i Roma (Ciencias) y Consciència lingüística i consciència nacional a Catalunya durant la Renaixença. 1833-1891, de Irmela Neu (Catalanística).

Dentro del bloque dedicado a las Artes Escénicas, fueron premiados los siguientes espectáculos: Animal negre tristesa, obra de Anja Hilling y dirigida per Julio Manrique (Montaje Teatral); R-A-U-X-A, de Aina Alegre (Danza), y La gata perduda, de los vecinos y vecinas de El Raval y el Liceo (Ópera). El galardón a la aportación más interesante fue concedido a la Companyia Teatre Micalet, por su trayectoria de más de veinticinco años de montajes en catalán en la ciudad de Valencia. 

Finalmente, se entregaron los premios de la sección de Literatura Infantil y Juvenil: Naïm, con texto de Joan Rioné e ilustraciones de Alba Domingo (Infantil); El joc del penjat, de Josep Pedrals (Juvenil); Ppprrrrriiit. Un llibre per crear i experimentar amb els sons, de Cristina Cubells y Joana Casals (Juvenil-Conocimientos), y Dones de la muntanya, de Federica Ravera y Martina Manyà (Cómic). También hubo un agradecimiento especial a Josep Vallverdú por su significativa labor como autor de literatura infantil y juvenil.