Gabriel Auguet i Roset


Mosén Gabriel Auguet i Roset había nacido en Igualada en el año 1876 en una familia trabajadora y sin demasiados recursos, arraigadamente católica y afín a la causa carlista, que acababa de ser derrotada en la última de las tres guerras. 

Cursaría los estudios eclesiásticos en el Seminario de Vic, su diócesis, y recibiría el presbiterato en septiembre de 1900, pero en la primavera siguiente pasaría a depender de la diócesis de Barcelona. Como vicario, fue destinado a una serie de parroquias, como Santa María de Cardedeu, San Cebrián de Tiana, San Pedro Octaviano de Sant Cugat del Vallès y Santa María de Caldes de Montbui y, como regente, a la de San Esteban de La Costa del Montseny. 

Paralelamente, siguió sus estudios eclesiásticos y se licenció en 1910 en la Universidad Pontificia de Tarragona en sagrada teología con la máxima calificación; y se doctoró, también con los máximos honores, en 1914. De 1910 data la publicación de su libro sobre las doctrinas de Jaume Balmes y la relación con la encíclica De rerum novarum, del papa León XIII. 

Si bien, él vivió el drama de la Semana Trágica desde la paz rural, esta cambiaría el curso de su vida. En 1912 el obispo Joan Josep Laguarda le encomendó la reconstrucción de la iglesia del antiguo convento del Carmen, en Barcelona, totalmente destruido y se entregó a «edificar» la nueva parroquia partiendo de cero.

Canónigo de penitencias de la catedral desde 1915 y clérigo literato, publicó numerosos artículos de trasfondo social, tanto en su Igualada natal como en revistas afines a los entornos de la Comunión Tradicionalista. Mantuvo siempre afinidad hacia ella en sus actos, bastante hostil al nacionalismo e intervino de manera abierta en campañas electorales. Él mismo oficiaría, en 1931 en la catedral de Barcelona, las exequias por el pretendiente carlista Jaime de Borbón. Sería también hombre de confianza del obispo Reig, que incluso lo postuló como obispo de Urgell, pero su perfil político lo descartó. 

Fue consiliario de la Asociación de la Romería del Ramo y de la Adoración Nocturna, administrador del Hospital de la Santa Cruz y de San Pablo y administrador albacea de la fortuna de Magdalena Modolell. Viuda de Jaume Nogués, fue la última propietaria de la torre Modolell de Viladecans, que cedió al municipio y, gracias a parte de su legado, pudo edificarse la basílica de San José Oriol en Barcelona.

En 1924 había asistido, con fieles barceloneses del Apostolado de la Oración, donde estaba fuertemente vinculado, al XXVII Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Ámsterdam. 

Con la salud deteriorada tras los sufrimientos de la guerra civil, en febrero de 1939 regresaba a la catedral; el doctor Gabriel Auguet sufrió una crisis cardíaca y le fueron administrados los últimos sacramentos. Falleció en Barcelona el 30 de abril de 1943.